Zona Privada

Usuario:

Clave:

Esta zona esta hecha para que los afiliados a la fundación reciban información personalizada de las actividades de Cajita de Música, mediante el uso de un usuario y una clave confidencial que nos permitirá estar siempre en contacto, además de interactuar con otros afiliados de la fundación.
Desea Registrarse?
Olvidó su contraseña?

Encuesta

Como te Pareció el concierto de lanzamiento de Cajita de Música?
 Excelente
 Bueno
 Regular
 Malo
 Tiene mucho por mejorar
 Otro/a 
Código de Seguridad

Recargar imagen

Registro Boletín

Nombre:

Email:


Código de Seguridad

Recargar imagen


Publicidad













Diseño de Páginas web
y Diseño Gráfico
Agencia de publicida

Estilo & Diseño



Noticias

El Lenguaje de la Improvisacion El Lenguaje de la Improvisacion
2014-07-29

Vamos a definir que cosa no es la improvisación musical. No es una habilidad dada por Dios para inventar melodías de la nada. No viene de un rayo de luz, convirtiéndonos en solistas monstruosos. No es un regalo divino que solo unos pocos de nosotros tenemos porque somos especiales. ¿Que es entonces la improvisación?. Es reorganización espontánea. Piensen por un momento lo que esas dos palabras significan. Para decirlo con otras palabras es el “reordenamiento de algo que ya existe”. Es aprendida de la misma forma que el lenguaje, porque la improvisación es un lenguaje. Todos tenemos la capacidad para aprenderlo, simplemente es cuestión de hacerlo en la dirección apropiada. Vamos a examinar qué es el lenguaje. Cuando hablamos, no inventamos instantáneamente las palabras que salen de nuestras bocas. Ya existían. De la misma manera cuando hacemos un solo usamos patrones e ideas que ya existían en el lenguaje de la música. Se dice que un universitario conoce 15.000 palabras. Pero dos personas pueden expresar ideas, pensamientos y opiniones distintas usando las mismas palabras. ¿Cómo se entiende esto?. Simplemente ordenando esas palabras de distintas maneras. Si todos manejamos el mismo vocabulario básico, es la forma en que ordenamos las palabras lo que nos da un estilo personal. Cuando hablamos, lo hacemos de manera intuitiva y parece ser un proceso automático. Pero si pensamos en la forma en que se desarrollo nuestro vocabulario, vamos a ver que realmente no lo es. El proceso de aprender a improvisar es parecido. Vamos a destacar algunas similitudes. Hasta que entramos a la escuela hablamos por imitación. Nuestros padres dicen una palabra o una frase y simplemente la repetimos. De la misma manera, antes de tener un profesor o de tener algún conocimiento musical, imitamos sonidos que escuchamos, cantando o con nuestro instrumento. En primer grado aprendemos una palabra, no solo como pronunciarla, sino también las letras individuales que simbolizan esa palabra. Aprendemos a deletrearla y a escribirla. Para complicarlo un poco, aprendemos su significado y como aplicarla en una oración. En nuestras clases empezamos a aprender sobre acordes, escalas y arpegios, que notas tienen, como suenan y como se usan. Con el secundario, nuevos conocimientos se adicionan para acrecentar nuestro lenguaje. Podemos recordar el análisis sintáctico, lo cual no era muy divertido. Líneas y corchetes apuntando en todas direcciones, por arriba y por debajo de las palabras. Completamente confundidos podíamos pensar: “¿Así que esta es la forma en que se representa el lenguaje intuitivo con que se comunican los seres humanos?, ¿Cómo algo tan complicado y rebuscado puede formar parte de lo que uno habla todos los días?”. Pero a medida que vamos aprendiendo la formula, se va haciendo mas clara, y constantemente vamos agregando palabra tras palabra. De a una vamos incorporando. Algunas provenientes de matemáticas, de historia, de ciencias o de ingles. Nuestro vocabulario va creciendo sin mucho esfuerzo. Ahora imaginemos el terror que nos daría si el primer día de clase la maestra nos muestra un libro enorme y nos dice: “Acá están las 15.000 palabras que tienen que saber antes de terminar el secundario”. Seguramente saldríamos rajando. Pero por suerte no es así, y vamos aprendiendo un poco cada día. Nuestra comunicación va creciendo de manera natural e intuitiva. Al aprender de esta forma gradual no podemos recordar cuando aprendimos alguna palabra especifica, por ejemplo tomemos la palabra “aluminio”. ¿Cuándo la aprendimos?, ¿en tercer grado, en quinto?. Lo más probable es que no nos acordemos. A medida que adquirimos nuevas palabras, aparecen sutilmente en nuestros vocabularios, de manera intuitiva y automática. Imaginemos una forma no tan automática de comunicación. Supongamos que vamos a Rusia y nos aprendimos de memoria cinco palabras que nos tienen que alcanzar para comunicarnos. No les parece que lo que hablemos va a resultar trabado y mecánico?. Es imposible que sea algo expresivo, intuitivo o automático. Esas cinco palabras van a ser gastadas, abusadas y mal usadas en menos de un minuto, sin mencionar el esfuerzo que nos va a costar combinarlas coherentemente. Ahora, si supiéramos 15.000 palabras en ruso, simplemente nos relajaríamos y hablaríamos. Podríamos improvisar lo que decimos. Construimos el vocabulario musical en nuestros instrumentos de la misma forma. Lenta y gradualmente vamos incorporando nuevos “licks”. Algunos los leemos, otros los copiamos de los discos o de nuestros amigos. Usamos lo que ya existe, copiamos e imitamos. Ustedes pueden decir: “¿Cómo voy a ser original y tener mi propio estilo si imito a los demás?”, la respuesta seria: “¿Ustedes rechazaron las primeras palabras que les enseñaban sus padres porque querían inventar su propio lenguaje?”. Por supuesto que no. No cuestionamos el nombre de las cosas. Nuestras distintas personalidades se expresan por la forma en que las ordenamos. En música podemos tocar algo que parece completamente nuevo y único, pero en realidad es una combinación de cosas que ya sabíamos. Pueden ser cuatro notas consecutivas que aprendimos hace tres años como parte de una frase que sacamos de un disco. Tocamos esta idea y podemos creer que es algo nuevo, pero en realidad es una reorganización de lo que ya existe. Veamos otra forma en que podemos expandir nuestro vocabulario. Estamos sentados con un grupo de amigos cuando alguien usa una palabra que llama nuestra atención. No sabemos su significado, pero por el contexto en que se usa podemos intuirlo. Al día siguiente estamos hablando y “zap”, nos sale esa palabra. Una vez que uno ya maneja el lenguaje de la improvisación musical, nos pasa lo mismo. Estamos zapando, sin saber lo que vamos a tocar y las ideas empiezan a fluir. De repente nos encontramos tocando una frase que le oímos al pianista la semana pasada. Hay que tener un buen manejo técnico para poder tocar esta idea que ha estado en nuestro subconsciente, o podemos combinar parte de esta frase con otra que le escuchamos tocar al saxofonista. Las ideas ya existían, pero la forma en que las reordenamos expresan nuestro estilo y personalidad, igual que cuando hablamos. La improvisación musical es un lenguaje igual que el español, el ingles, el francés o el alemán. Hay que aprenderlo. Eventualmente se va a sentir natural e improvisado, pero debe ser aprendido de la misma forma aparentemente complicada en que aprendemos a hablar. Una palabra por vez (su pronunciación, significado, aplicación). De la misma forma acrecentamos nuestro vocabulario musical, aprendiendo frases, ideas y técnicas, repitiéndolas hasta que se hacen un habito y podemos tocarlas inconscientemente, con o sin nuestros instrumentos. Repetición. ¿De donde sacamos las ideas?, de los discos, de amigos, de los discos de los amigos, de transcripciones, de otros instrumentos, una frase por vez. Después otra, y otra, y otra. Ese es el proceso en que podemos aprender y expandir el lenguaje de la improvisación.


>> Regresar


| Mostrando 0 de 0 comentarios |

Comentarios escritos ( 0 )

| Mostrando 0 de 0 comentarios |

ESCRIBIR COMENTARIO EN NOTICIAS





RECOMENDAR A UN AMIGO
Para:

Correo:

de:

Correo:

Comentarios:


Código de seguridad

Recargar imagen